Poemas de madrugada

1

Buscando una salida
del laberinto
me vi recorriendo los rincones
que nos vieron dibujar,
con promesas,
castillos en el aire,
y ¿sabes?,
aún recuerdan
nuestros nombres.


2

La nostalgia tiene tus ojos.
Se asoma,
traviesa,
por las rendijas
de mis recuerdos inventados
de un nosotros 
que nunca existió.


3

Nadie sale ileso
cuando se muere un amor.
No hay vencedores
sólo vencidos.


4

Y vuelves a mí,
una y mil veces,
como vuelven
las olas a la orilla,
incapaz de escapar de mí
o de quedarte conmigo.


5

Reclamo para mí 
todos tus silencios,
esos
que me dan todas las respuestas
que ni siquiera sé que necesito.


6

Mis fantasías 
de un NOSOTROS
son tan hermosas
que dudo que la realidad
pueda superar mi ficción.


7

No me regales alas
si no vas a ayudarme a volar.


8

Y entonces,
al mirarme en tus ojos
por primera vez,
dejó de sostenerme 
la tierra
y te convertiste
en mi centro de gravedad.


9

El corazón no grita
pero sí ahoga.


10

A veces
de tanto abrazar
asfixiamos.

Sí,
se puede matar de amor.


11

No me busques
si no vas a saber encontrarme
como yo quiero que lo hagas.
No me busques más,
no reabras las heridas
que tanto me ha costado suturar.


12

Hay días en los que siento
que mi alma se ahoga
en la búsqueda estéril
de algo que
no sé qué es.
¿Cómo encontrar lo que tanto necesito
si no sé qué es?
¿Cómo seguir adelante?


@samaragua
Cristina Ruiz Gallardo
2017